Archive for 30/05/09

La ruptura

mayo 30, 2009

No sé como hacer esto.Le miro buscando las palabras, estamos en una terraza. Borja una caña, Claudia zumo de melocotón, a sorbitos, pensativa. Y las palabras no salen. Sobre la mesa un móvil nuevo que me ha comprado por el que tiré, o perdí, según cree él. El regalo lo empeora todo.

Como partirle el corazón a alguien? Como romper más de 4 años de relación sin una causa justificada? Como acolchar tanto daño?…  No lo sé. No se puede. Cojo aire, cuento hasta 3 y va a bocajarro.

-No puedo aceptar el regalo.

-Que bobada es esa, Clau?

-Borja, te quiero mucho, te portas muy bien conmigo, pero creo que no estoy enamorada

Silencio. Silencio largo y denso.

Me mira como quien mira a un loco o a un niño en una rabieta. Me dice que he pasado unos días malos, que es normal, pero que deje de hacer el tonto. Que no estamos para chiquilladas. Más silencio, le dejo digerir. Le digo que no quiero seguir, que lo siento mucho. Ahora se enfada. Me alegro de estar  en una terraza, Borja no me gritaría en público, odio los gritos. Pasamos un tiempo eterno de acusaciones, que si es por otro, que si quien me ha metido eso en la cabeza, que si le he hecho perder más de 4 años de su vida, que si no sé comportarme, que lo que tengo que hacer es sentar la cabeza de una vez y dejarme de pájaros y de ensoñaciones.

Sé de lo que me habla, sé que el estaba pensando en matrimonio, quizá tuviera un anillo, y aquí estoy yo, mirando un vaso de zumo y diciendole adios. Simplemente no lo puede asumir. Le perdono todas las cosas que me dice porque entiendo su situación. Pero el mal rato es horrible, me encojo en la silla, intento desaparecer. Con la mano busco a tientas la carta que llevo en el bolso y mientras habla voy convirtiendola en una bolita lo más diminuta posible.

 Le digo que me tengo que ir, ha pasado más de una hora de reproches y no quedan ni hielos. Que ya lo hablaremos más adelante. Me dice que me lleve el móvil, que ya no se puede devolver, que es por puntos. Pienso que es un utensilio de control, utilizable para largas discusiones telefónicas, es más un grillete que en regalo, pero no puedo discutir más y lo cojo.

Anuncios