Posts Tagged ‘Amor’

Hoy me siento..

junio 4, 2009

Hablando de mandarinas..
“No quiero un final feliz, sólo quiero serlo”

Gacias Zahara.

Anuncios

Decepción

mayo 22, 2009

Las dos semanas más felices del mundo. Pero llega la hora de la verdad, aclarar todo con Borja, porque es la única sombra que se cierne sobre mi alegría. Llamo a Quique y le digo lo que voy a hacer, que voy a dejar a mi novio, que voy a quitarme ese peso de encima. Necesito mucho apoyo para este paso, porque es más difícil para mi de lo que os imagináis.

Él me dice que le gusto, pero que no es lo que el busca, que le parecía mejor que tuviera novio. En un ataque de dignidad le digo que le llamaba porque tampoco quería saber más de él. Cuelgo el teléfono porque una angustia que sube por mi estómago está haciendo brotar las lágrimas y no quiero que el note nada en mi voz. Durante todo el día veo que me llama, así que apago el móvil y lo tiro a la basura. Luego me ovillo en la cama y me quedo llorando durante horas. Me quiero morir.

Sí, me lo advertisteis.

soledad

Soledad y decepción

Y por fin… el sexo

mayo 13, 2009

Domingo por la mañana: le despierto, o parcialmente, porque se hace el remolón y se tapa la cabeza con la almohada. Insisto un poco, me coge me da la vuelta y me hace cosquillas. Para y se me queda mirando, estoy roja de la risa y él ha quedado encima mío. Obviamente está como los chicos suelen estar al despertar, lo que pasa que yo no había pensado en eso y me doy cuenta de golpe. Me quedo muy seria y me dice:

Joder Claudia a veces eres como una niña (y se ríe) ,Voy al baño.  

Me parece lo adecuado. Nunca entiendo en las pelis como es que se despiertan y se besan, y menos después de haber estado de bares y copas. Esa gente que no tiene mal aliento ni la boca pastosa. Pero aquí estamos en el mundo real y como yo me he duchado a él le conviene lavarse los dientes.

Vuelve con algo de la mano e imagino que es. Y decido que por que no, si los dos queremos, que hago haciendo de niña estrecha.  Al principio estaba un poco tensa, un poco asustada, para mi en el fondo era como mi primera vez, a pesar de haber tenido “relaciones”. Pero según transcurren los minutos comienzo a ver como mi cuerpo toma el control sobre mi mente, y cada vez me voy  dejando llevar más. En un momento dado estoy encima de él realmente muy caliente, mi cuerpo como si palpitara y un montón de sensaciones entremezcladas, noto como algo me viene y tengo un orgasmo que me hace ver todo blanco en mi cabeza, un orgasmo que llevaba esperando cuatro años y que sacude mi cuerpo con una intensidad inesperada. Creo que he gritado, no sé, o algo he hecho, porque él me mira raro, incluso me pregunta si estoy bien. No he estado mejor en la vida.

Deseo

Deseo

La mañana después

mayo 11, 2009

Como es bastante y no me gustan los post largos en exceso voy a ir por partes. El Domingo 3, osea después de lo que os conté en la entrada de “la locura”, me desperté en una cama que no era la mía y sin saber muy bien que hacer, si despertar o no al chico,  o que hacer mientras él dormía. No me había desmaquillado la noche anterior y tenía los ojos como un oso panda, y el pelo me olía a humo de bar, así que opté por darme una ducha.

Champú: anticaspa. Me pareció un poco pronto para conocer el dato, aunque lo mismo es del compañero de piso. Por asociación curiosamente me llevó a mirar en los cajones. A ver, no soy una persona cotilla, pero estaba sola, aburrida y deseosa de saber algo más de él. Además es el baño, no el diario. Había alli un jaleo tal que me acordé de Uve y su mesilla loca.  A destacar solo encontré un paquete de condones, una pomada para algo de pies ¿? y un extraño aparato que no conseguí descifrar que era. 

No puedo aparecer en casa vestida como el día anterior, y menos con ese vestido, pero no veo otro remedio (aun si llevara pantalón podría pedirle prestada una camiseta) y después de dudar me veo incapaz de ponerme la ropa interior que había traído y menos después de ducharme, así que acaba hecha bola en el bolso. Y por fin le despierto.

ducha

Amor y ducha

La locura

mayo 5, 2009

Le dije a Quique que tenía novio, así a bocajarro, no quería empezar algo nuevo con mentiras. Creí que se enfadaría, que me diría que le he hecho perder el tiempo. Sin embargo dijo: Da igual, y siguió besándome. El alivio fue tal que no me di cuenta hasta que he analizado todo que no fue muy buena señal.

Vamos a mi casa -me dijo

nono, no puedo

venga guapa, te prometo que no pasará nada que tu no quieras

El problema era que sí quería, que realmente lo deseaba, pero sabía que no era lo correcto. Aun así, lo hice. Entre las copas y los largos besos vencí parcialmente mi timidez y me fui con él. Ya en su casa retomamos el tema, al parecer comparte piso con otro chico, así que fuimos a su habitación. Me quité la chaqueta y él me besó la cara y después todo el cuerpo. Yo estaba excitada pero un poco tensa. Me hizo sexo oral y, aunque lo disfruté muchísimo contuve mi orgasmo porque me daba un poco de vergüenza y porque me parecía raro tenerlo con una cabeza entre las piernas. Pensé que me encantaría hacérselo yo a él, pero no quería que se diera cuenta la poca idea que tengo y que pensase que soy una cría. Habíamos llegado a todo lo que me veía capaz para un primer día y así se lo dije.

Nunca he tenido un rollo. No se que se hace. Se supone que… me visto y me voy? Me quedo a dormir, o eso es solo con los novios? Empiezo a ponerme la ropa. Gracias a Dios él me detiene.

Pero, te vas?

No, me quedo.

Dormimos él de espaldas, yo abrazada a él, y se que ha sido todo una locura, pero igual ha sido la primera de mi vida y realmente la he disfrutado al máximo.

El vestido rojo

mayo 4, 2009

El sábado, por fin, me llamó Quique para ir a cenar. Como me veía incapaz de probar bocado le dije que tenía una cena, que si podíamos quedar después. Así me veo cerca de media noche en un bar y sudando a chorros entre la situación y la chaqueta, que no me atreví a quitarme.

Siempre había querido un vestido rojo, uno de mujer, no de nena, y ahora que por fin lo llevaba me moría de la vergüenza. Con los nervios bebí mas de la cuenta, y eso que como no suelo hacerlo. Al principio no sabia ni que pedir. Vodka con limón, que no esta demasiado malo, de la primera marca que me vino a la cabeza. Nerviosa y mareada le miraba con los ojos como platos. Este chico debe creer que no estoy bien, pensé. Y sin venir a cuento le di un beso fugaz en la boca. Él me devolvió un beso largo, con lengua.

Es raro besar a otra persona después de tantos años. Te acostumbras a una forma de besar y luego se te hace todo extraño. Con el nudo del estomago no disfrute mucho el beso, estaba mas a adaptarme a como lo hacía él. Juntó su cuerpo más con el mío y noté que estaba duro, curiosamente fue lo que me relajo y después fue fácil, me dejé llevar. Esta historia sigue pero la dejo para un poquito mas tarde, aun tengo que ver como os la cuento.

rolo

Vestido rojo

Reestructuración

abril 28, 2009

Es obvio que debido a mi situación quiero dejar a mi novio. También os digo que suena más fácil de lo que es. Entran en juego muchos factores, en especial la familia y es una relación muy larga y por otro lado irreprochable, así que necesito pensarlo bien, ver que pasa. Igual no es justo para Borja, pero necesito aclararme y calcular  las palabras, no quiero acabar una relación de más de cuatro años de manera fea y atolondrada. Mañana se va por negocios y quiero aprovechar el puente para reflexionar, y también para ver como evolucionan las cosas con Quique.

Me he dado cuenta que se me ha olvidado hablaos físicamente de Quique. A ver, no es guapo, o no en el sentido estricto de la palabra, pero tiene algo. Ese algo de chico pillo que (vosotras chicas, me entenderéis) hace atractivo a un hombre a veces. No es que hable mal ni nada así, pero tiene gestos de chico duro, eso se nota en como mira de lado, en como se enciende los cigarros (Sí, fuma), actitud de un poquitín chulo, de estrella del rock. Esos pequeños detalles que en el fondo nos atraen. Así que es más atractivo, o al menos para mi, que lo que se dice guapo.

fumando

El de esta imagen no es él, no tengo fotos suyas.

 

El impulso

abril 27, 2009

Sábado noche llego a casa del cine. No me he enterado de casi nada, mi mente volaba muy muy lejos de los pequeños habitantes de la pantalla y las palomitas. Beso de despedida, lo de siempre. Entro en el portal y esperando al ascensor se me ocurre que un chico como Quique seguro que está por ahí. En un impulso le llamo y me dice que si quiero me viene a buscar, que está de copas. Yo no voy vestida de fiesta y no quiero conocer a un montón de amigos borrachos así que le digo que no, que es tarde, que me voy a la cama.

El insiste y cedo pero.. solo media hora, ok? Vale, Claudia, como quieras.

La espera en el portal se hace realmente insoportable, tarda 20 minutos más de lo dicho, pero finalmente aparece. Al final vamos al parque, es tarde y no hay casi gente. Tengo frío, pero ni se me ocurre quejarme. El habla, yo le miro. Me pregunta si soy tan callada siempre, le digo que a veces. Me dice que soy muy guapa y me deshace las trenzas hasta que me suelta totalmente el pelo, dice que tengo una sonrisa bonita. No sé que tendré a parte del pelo despeinado, y sé que es un zalamero y probablemente un ligón, pero en ese momento tengo claras dos cosas: Que nunca por nada del mundo iré al cine con él, y que me ha robado el corazón.

corazon

Mi corazón

En seguida me voy a casa, no quiero preocupar a mis padres, siempre que voy tarde aviso. Como no quiero pasar por el momento beso y estoy tan nerviosa, al girar la esquina suelto un “nos vemos” y acelero el paso sin mirar atrás hasta entrar en el portal de nuevo. Si le vuelvo a ver, me prometo besarle.

El café

abril 26, 2009

Se acercaba la hora, una Claudia temblorosa se volvía a cambiar de ropa por enésima vez frente al espejo.

Si llevo el vestido nuevo se notará que me lo he comprado para hoy? Quizá mejor vaqueros, en plan… no doy importancia a estas cosas, es solo un café. Pero queda mejor el vestido… Algo de mi hermana? pff no lo sé. Miles de miedos y preguntas se amontonan en mi cabeza y ya no sé si quiero este café. Y si no reconozco al chico? Sería tan avergonzante.. después de todo sólo le he visto una vez. Si le saludo y no es, es otro, o no viene, o es idiota. 

Salgo de casa, se me ha ocurrido llegar primera, esconderme tras un periódico y dejar que sea el el que me reconozca/salude. Pero cuando llego ya está, le reconozco al instante, pero me quedo plantada mirando como un besugo. El sonríe, se acerca me da un beso un poco largo en la mejilla. Durante casi más de una hora el hablaba alegremente y yo le escuchaba imnotizada, a veces sin ser capaz de enteder el significado de las palabras, porque mi mente se evade mirando su boca, sus manos. El hablaba de trabajo mientras yo me pregunto cómo besa. Me gustaría darle un beso bien largo, como cuando eres adolescente, esos besos que parece que no acaban nunca. Le digo que me tengo que ir, que he quedado para ir al cine. Me acompaña a casa y creo que me va a besar en la boca y aunque me tiraría encima suyo, giro la cara. 

café

café

Chic@s, continúa, le he vuelto a ver, os lo cuento esta noche o mañana.

Quique

abril 22, 2009

El Domingo tenía un sms del chico del bus que ponía…

¿Quien eres?

Hasta la noche no contesté, dándole vueltas a que poner. Os lo copio (corrijo las “acortaciones” típicas de sms): 

Hola, me llamo Claudia y me diste tu tarjeta en el autobús el martes.

Él me estuvo llamando pero no me sentía capaz de una conversación telefónica así que no lo cogí. No os lo había contado, porque me parecía poco para una entrada, pero hoy me ha vuelto a escribir.

Claudia, realmente quiero conocerte, por favor acepta el café, sin compromisos.

Así que he quedado con él este Sábado (a ver que hago con Borja) El quería quedar hoy, porque aquí en Castilla mañana es festivo, pero me ha parecido muy precipitado, además pienso comprarme algo de ropa, algo bonito.

sms

sms